• “Mantello” (Sangiovese Shyraz) 2011 minisupertuscan 750 ml. (Entre $ 600 y $ 6500)

    Uva e botte1

    Mientras el vino como en el caso del Mantello es añejado en una barrica de roble, está sufriendo cambios químicos en su composición, alcanzando una estructura más compleja y suavizando los más duros taninos que contiene, entre otros cambios, que se van produciendo desde que ha finalizado el proceso de fermentación. A su vez, mientras estos cambios en el vino tienen lugar, el contacto con la madera de roble va dotando al vino de sutiles sabores y aromas que ayudan a darle un toque distintivo al producto final, y que se harán notar al probarlo.

    Esencialmente, el roble le da al vino una mayor complejidad y distinción en su sabor y aroma; este último tiene rasgos de canela, nuez moscada y, en general, de especias, mientras que en el paladar la influencia del roble se notará por sabores dulces como caramelo, vainilla y coco, levemente tostados y ahumados.

    Cuando más pequeña sea la barrica, cuando más nueva, y cuanto más tiempo pase el vino en ella, más se percibirá luego los sabores y aromas provenientes del roble.

    Los factores que influyen en el vino añejado en barricas de roble se remontan entonces hasta de dónde se extrajo el roble para la barrica y también como este fue procesado. Para construir las barricas en primer lugar se corta el roble en angostos trozos que luego deben ser calentados para lograr la curvatura propia de la barrica. El método utilizado para calentarlo y el tiempo de exposición al fuego determinará que el roble esté más o menos tostado o carbonizado.